jueves, enero 10, 2013


siento que tu rostro me acompaña, que está dentro de mis retinas, que se han quedado sus células reverberando entre mis huellas dactilares.