viernes, enero 04, 2013

Todo es y no es igual

Todo es y no es igual. Esta frase atraviesa mi sinapsis como una saeta o un rayo de sol (de esos que caen ciertas tardes y dejar ver con claridad las partículas de polvo, que de cieto modo, es ver las partículas elementales, así de sencillo e inexpresable. La complejidad del Ser en un grano de polvo). Esta frase atraviesa velozmente mi ermita del desierto y se fuga hasta el oleaje del Pacífico. Querer que todo sea como era y saber que no existe lo identico, que quizá porque somos ficciones políticas llenas de afectación y didáctica corporal no puede ser igual.

¿Qué se hace cuando el sol está instaurado en el pecho y el día aparece cada vez que se sonríe? Qué se hace cuando todas las pistas dicen que el camino elegido, es autoelegido, que también las consecuencias, que todo era necesario, que todo era necesario para que tú puedas poner un barco de papel en el océno, que todo era necesario para que tú puedas pensar en la palabra "cotidianidad" en más de tres lenguas, para que la palabra "cotidianidad2 ya no te estremezca.
Repensar las formas de sociabilidad del cuerpo.
Estar rodeada de tanto, tanto, tanto mundo.