martes, febrero 05, 2013

Pacífico

A veces no sólo las ganas de llover fuerte como una tormenta, de llover sobre el mar para viajar a través del oleaje y llegar rauda hasta el cuerpo que sabemos besan las olas de un océano, un beso por cada milimetro de espuma.