viernes, abril 12, 2013

La ganas de hacer cosas imposibles. La belleza de lo irrealizable. Algo como las ganas que se acumulan en el pecho, el deseo de gritar bajo el agua para que nadie te escuche, para que la boca se te llene de agua, para que el grito nade y se transforme en ola. Esas ganas.