viernes, mayo 17, 2013

Masculinidades

Cada vez escribo menos en este espacio. Ganas hay, tiempo no. Últimamente me encuentro todo el rato leyendo/dialogando/polemizando con los textos que estoy revisando sobre masculinidades. Leo mucho al respecto pero a veces, resulta tremendamente aburrido, no porque las masculinidades lo sean, sino porque los enfoques de los textos se repiten hasta el cansancio. En su gran mayoría los textos que leo buscan una pretendida "cientificiadad" (esa pugna interminable por sentirse legitimados como científicos sociales), como si el rigor estuviera peleado con el riesgo intelectual.

Echo de menos textos con riesgo, textos que no se limiten a una parcialización del fenómeno y puedan transversalizarlo con otras perspectivas como la del giro decolonial o que dialoguen con el transfeminismo, o los feminismos, no usando la categoría de género como mero pretexto para después criticar exacerbadamente a los estudios feminista o definitivamente ignorarlos.

Los textos más interesantes que leo sobre masculinidad no se tratan propiamente de la masculinidad, sino de procesos completamente enraizados en otros fenómenos trasversales al género masculino. Algunos textos que encuentro se enfrascan justo en el proceso contrario  en el de la taxidermización del género y el miedo a la desvirilización de lo masculino sin considerar la precariedad económica como una categoría que puede desvirilizar pero no como consecuencia de que las mujeres accedamos  poco a poco. a posiciones de poder en espacio público sino por las dinámicas económicas atroces que nos precarizan a tod@s.

Me debato entre las ganas de empezar a escribir ya y seguir revisando textos que parecen clones unos de otros en lugar de trazar otras perspectivas para hablar de un fenómeno tan interesante y tan rico.