lunes, julio 08, 2013

Escribir algo que no puede decirse

Escribir un libro que no le interese a nadie. Sacar, poco a poco, lo que tiene décadas paseándose por la venas. Lo que, a veces, me digo dormida. Un libro lleno de historias ajenas, de historias que cruzan. Continentes y venas. Compatir una sangre. Escribir, a escondidas, ese libro que empecé, una y otra vez. No estar lista para ese funambulismo.