lunes, enero 12, 2015

Sentada bajo la luminosidad infranqueable de esta cocina sonrío porque de nuevo soy.