miércoles, octubre 07, 2015

La resignación es como si algo se detuviera (dentro) como una pantalla congelada. La resignación como encubadora. Algún día despertaré  y estaré lejos del ahora, lejos y lloraré por haber dejado ir (otra vez) las cosas, es decir, otra vez el tiempo.

No hemos aprendido nada: la pregunta no era por el ser (Heidegger dixit) sino por el tiempo.