sábado, diciembre 12, 2015

Suavemente me deslizo hacia algo que desconozco, una sensación de tercero excluso, donde puedo verme siendo el robot y siendo alguien que se recuerda en la disidencia. Algo pasando alrededor de toda la prisa y todo el hartazgo. Algo como electricidad, algo como escalofrío y quizá brisa. El cuerpo consciente de sí y  de sus límites.

Sentir que me dirijo hacia un lugar que no intuyo pero que finalmente me conectará con lo que se ha quedado fuera, desplazado, algo que no eran concordante con las concesiones.

Un recuerdo, un nuevo arreglo en la ficción política de la máquina imaginaria que algunos llaman "y/o".