miércoles, marzo 09, 2016

Anzaldúa me habla desde sus cartas escritas antes de que yo naciera. Habla de quitarse toda la mierda aadémica y pseudointelectual que pesa sobre nuestros cuerpos y cabezas. Como mujer fronteriza, entiendo lo queme dice, todo su lenguaje se deposita en mí hace eco, hace mella. Me incita a escribir desde otros lugares, en contacto más profundo con la conciencia messtiza.