sábado, septiembre 10, 2016

"verás margaritas en el mar"

y no llorarás.

Respirar. Regresar. Otra vez y ahora de otra manera. Una reconfortante sensación de que se ha vuelto de un viaje enorme, de un extravío normado. Un lugar con demasiados bordes y costuras.

Crecer y estallar las costuras, las cortaduras.

Encontrar en la poesía una baza, un lugar, un abrevadero nuestro.