lunes, noviembre 28, 2016

La grisura

Entre el horizonte y mis ojos sólo existe la grisura incierta del mar siendo atravesado por la lluvia. Es noviembre y llueve. Es noviembre y dan ganas de lloverse delante de estos acantilados.