lunes, noviembre 28, 2016

Seguro que hay una palabra para describir el sabor del vaho frente a los cristales. Frente al mar y su sal. Frente a la tristeza y su sal. Es tan hermoso el paisaje de la grisura enorme. Es tan arrebatador el sonido de las olas embistiendo. El frío que hace sentir viva. La cápsula de tiempo. Noviembre es siempre otro tiempo.