miércoles, diciembre 07, 2016

Conmoverse

Siento la necesidad de leer sólo cosas que me conmuevan, que me dejen temblando por dentro, Quizá en el fondo, estoy en un proceso retrofuturista, donde la piel se siente expuesta, donde la brisa, el aire, la saliva se sienten como por vez primera. Una especie de desollamiento íntimo, preciso, milimétrico.

Cojo un libro de Ginsberg, es una carta a Neal Cassady y me doy cuenta de que hace muchos años que no tomo un libro de los beatniks, quienes en mi adolescencia eran mis favoritos. Abro el libro y leo:

"Como en la tragedia griega, purificándose a base de piedad y terror"

Esta frase por supuesto, es precisa, me estremece por precisa.

Siento que estoy en un punto de purificación ambigua, en el que me mancho y me limpio sincópadamente.

No hay comentarios: