viernes, diciembre 23, 2016

En días con lluvia finísima proyectada sobre las pestañas dan ganas de hacer cosas como llorar dentro de una cabina telefónica al preguntarle a un numero equivocado, ¿de qué se trata todo esto? antes de que el teléfono nos decapite con el sonido sordo que indica que incluso quien no te mira, no tiene el valor de soportar este tipo de preguntas.

No hay comentarios: