viernes, diciembre 30, 2016

La transformaciones son inevitables, son dolorosas, son aterradoras pero al final se caen las pieles que ya no pueden acompañarnos. Si las necesitas aquí están mi manos ungüento.