domingo, diciembre 25, 2016

Los hilos luminosos

Me ha vencido el sueño, tras jugar con mi sobrina y verla inventariar el mundo me quedado dormida, con la ropa puesta, boca abajo, como vencida. Me he sumergido en el sueño. En este esperaba a alguien que iría por mi a la casa de una familia desconocida
La familia me trataba bien, yo sonreía y me impacientaba, la familia vivía en una montaña que era al mismo tiempo una duna.

Yo bajaba unas escaleras y encontraba una habitación que contenía cosas hermosas, no sé cuáles pero en el sueño me maravillaban. Recuerdo que tenía un suéter de punto, una bufanda color fucsia que compré en Santiago hace ya casi 4 años.
Recuerdo que tenía frío y alguien aparecia junto a mí e intentaba besarme, yo la rechazaba enérgicamente, salía de la habitación. Luego yo me aventaba como en una avalancha duna abajo, al principio no veía más que una tormenta de arena, había gente que se deslizaba cerca, aunque en su propio caída y su propia aventura.

Cuando mi cuerpo paró, ví como si la duna fuera infinita y también percibí los hilos de luz y energía. Hilos que lo conectaban todo y a mí con todo.

Empecé a subir de nuevo, llegué a la habitación de donde salí pero antes de eso ví como mi teléfono se rompía en mil fragmentos dentro de una caja, ví tambien como un reloj se estrellaba frente a mi ojos. Todo era muy raro y veloz.
El sueño terminó cuando la mamá de esa familia venía y me decía que ya había llegado a quien estaba esperando y me sonreía.