viernes, diciembre 02, 2016

Sumergirse

Entrar en la humedad del lenguaje. Entrar a ciegas, con estertor y extrañeza. Recibir el viento y el agua en las manos. Trazar cavidades con las huellas dactilares. Inventar alfabetos dentro de toda esta luz y este silencio. Escribir reiteradamente el nombre, hasta que deje de tener sentido, hasta que signifique otra vez o sangre. Repetir el nombre como una flor de sangre que nos bendice el pecho, la frente, las manos. Ungirse como guerrera para la batalla de lenguas. Decir que es otra manera de sentir, sentir que es otra forma de pensar, de recorrer.

Una caja de luz, una habitación, un horizonte, un nuevo lenguaje.


No hay comentarios: