jueves, mayo 18, 2017

despertar

Alguna vez tuve la ambición de hacer de la luz un horizonte. Un lugar de enunciación y de misterio, pero yo no sé nada de la luz. Sin embargo, he aprendido de amaneceres y de cambios de tonalidad del cielo mientras la cama se vuelve una alfombra voladora que nos envuelve el cuerpo.

No hay comentarios: