jueves, julio 06, 2017

cardiograma

escribo mi nombre, que ya no es nombre y ya no es m+io. Observo el trazo y se asemeja a un cardiograma. Me hace feliz sentir que de tanto repetir el trazo ha perdido su forma, ha perdido sus manera de decir, se ha vuelto ilegible. Entonces descanso. Entiendo y descanso. Recuerdo que mi tarea no era llamar a las cosas por su nombre, sino volverlas inteligibles al mismo tiempo que la tarea de mi escritura nunca ha sido volverme inteligible.

Volver a escribir en la lógica del desafío.

No hay comentarios: