sábado, julio 01, 2017

Ser capaz de pedir

Más allá de los desencuentros y estruendo de los días, te agradezco que me hayas enseñado a pedir perdón.

Hay historia como esta que sólo pueden escribirse desde aquí

Aquí que es el lenguaje, tirar del hilo, des-anudarme, desnudarme, mirar los lugares que no conozco ni reconozco como míos. Darme cuenta de que en alguna parte me deje el camino.

Punto de inflexión

Algunas historias sólo se pueden escribir desde aquí, desde un punto de inflexión que nos quita la forma conocida. Desconocerme en cada grito y cada palabra. Un forma rara de desandarse y volverse extraña hacia una misma. Ahuyentar todo sin filtro. No saber porque ni cómo y tener ganas de decirlo todo. De escribirlo todo. Seguramente este quiebre interno es indicio de algo que aún no alcanzo a comprender.

Aunque mis dedos trastabillen, volveré al lenguaje.


La historia inicia en un rama rota que algún día será un árbol trasplantado.