jueves, julio 06, 2017

Mi corazón abraza al tuyo

Después de los años y del vendaval de cosas que nos corren por la sinapsis y por el cuerpo. Después de los cuerpos y las vasijas rotas que nos sueltan los monstruos internos que nos crecieron adentro antes de conocernos. Después del después, estamos aquí y mi corazón, ese músculo complicado y helicoidial, corre hacia a ti, corre a abrazar al tuyo. Te amo.

cardiograma

escribo mi nombre, que ya no es nombre y ya no es m+io. Observo el trazo y se asemeja a un cardiograma. Me hace feliz sentir que de tanto repetir el trazo ha perdido su forma, ha perdido sus manera de decir, se ha vuelto ilegible. Entonces descanso. Entiendo y descanso. Recuerdo que mi tarea no era llamar a las cosas por su nombre, sino volverlas inteligibles al mismo tiempo que la tarea de mi escritura nunca ha sido volverme inteligible.

Volver a escribir en la lógica del desafío.

Escribir mi nombre

escribo mi nombre, cientos de veces, en papeles blancos. Un ejercicio de meditación forzada. Escribo mi nombre y poco a poco se vuelve ilegible, s¿el trazo lo desdibuja, la prisa lo desdibuja. Me siento liberada. Escribo mi nombre y ya no es mi nombre, sino una linea irregular que conecta el cerebro con las manos, escribo en tinta azul y hay un efecto hipnótico en la repetición.

Escribo y repito, re'mezclo y desaparezco. Al fin.

El crujir de las teclas

poso  mis dedos sobre las teclas y las siento temblar, crujir, estremecerse bajo mis movimientos. No sé porque pero ese sonido, este sonido, hace un efecto de código Morse en mi cabeza y despierta sensaciones y palabras. siento como si caminara bajo un cielo de letras y de repente empezara a llover y a derramarse el lenguaje sobre mi cabeza.

Hay un chispazo de lucidez, una energía enorme entre la sinapsis y las manos. Una fuerz hermosa que me hace querer escribir, aunque aún no sepa qué.


martes, julio 04, 2017

Alios ego vidi ventos; alias prospexi animo procellas

Esto no será en forma alguna épica. Ni siquiera un relato menos. Esto se trata de otra cosa. De escribir sin poder hablar de la luz. De escribir trastabillando sobre el teclado.

"He visto otros vientos, y he afrontado otras tempestades". Marco Tulio Cicerón.