domingo, junio 10, 2018

El sonido de los vidrios

Cuando pienso en el sonido de los vidrios recuerdo, casi de manera programática, el estruendo. Pero hoy no, hoy escuché, muy bajito, el sonido de cristales diminutos chocando entre ellos y el sonido era como de arena corriendo garganta abajo. No cualquier arena, sino una de muchos colores que hace cosquillas al bajar por el esófago. El sonido de los vidrios haciendo música mínima y no daño. Una especie de alegría pequeñita dentro del tímpano.