sábado, enero 05, 2019

Vuelvo

Una casa del lenguaje. Un lugar al que volver cuando no queda más que desarreglo (autosavitage) historia en círculos. Temblor frenético. Tener los ojos y oídos abiertos y ver  lo que no se quiere oír. Saber que a veces una misma es su daño. Su veneno y y su regalo.
Inicia el año. Vuelvo al lenguaje. Vuelvo con el deseo de abrazarme sin lastimar a nadie.
2019