martes, marzo 26, 2019

20 años y un día

Estoy de pie en el filo de mí misma.

Me observo en el espejo y pienso cómo me mirarías hoy.
Me pregunto si me reconocerías.
Me pregunto si te gustaría ver mi rostro que no llora.
Que hoy no llora.
No sé si 20 años y un día lograron secar la fuente.
Te extraño, siempre te extraño
Ahora sé que soy la hija que siempre quisiste y que te va a querer siempre.

Veo mi rostro sin lágrimas y veo mi rostro y siento paz, siento paz después de todo ese desierto de rupturas, hilvanes y funambulismo.

Gracias por hacer fuerte y por heredarme el asombro.

El inmarcesible asombro ante la vida.


miércoles, enero 30, 2019

Gracias a la divinidad

Observo el frío materializado en copos de nieve. Toco el frío con las manos. Me maravilla que el agua en todas su formas sea tan bonita. Recuerdo a mi padre y su panteísmo: "la divinidad está en todas las cosas", recuerdo a Tales de Mileto: "Todo está lleno de dioses", y yo solo puedo sentirme agradecida de tocarla todos los días y en diferentes lugares.

Alles ist natur

La nieve

Había olvidado re regocijo de sentir el viento helado en la cara. El beso-mordida del viento. Ahora estoy de viaje en un lugar hermoso que tiene una temperatura imposible. Creo que he venido aquí ha recordar que el frío es parte y que también el invierno es lindo. Por supuesto, escribo esto desde una habitación de hotel climatizada y donde si no fuera por la ventana (canal al mundo) no sabría jamás que el frío o la nieve están afuera.

Pero más allá de lo fines prácticos y de todas las satisfacciones y cosas interesantes que estoy aprendiendo y compartiendo en este viaje relámpago hacia la nieve. Estoy agradecida por la calidez del recibimiento y las posible nuevas alianzas feministas.

Más allá de todo eso o mejor dicho, en otro lado de eso, en mi cabeza siento que es un viaje que está haciendo el trabajo de asentar cosas y borrar miedos contra el frío, quizá es una tarjeta postal en vivo de la nieve para que sepa que ahora sí estoy lista para vivir en el frío.

Hay tantas cosas pasando de manera atenuada dentro de mí pero los sentimientos que reconozco son: agradecimiento, amor y curiosidad por cosas nuevas. Siento también que estoy trabajando intensamente sin palabras dentro, pero que algo importante está sucediendo a nivel vital. Algo como tenacidad renovada. Algo como ganas de seguir escribiendo, algo como superar barreras lingúísticas y abrir nuevos caminos.

Un viaje personal que me lleva del desierto a la tundra. Ahora puedo ver la belleza de todo.

jueves, enero 17, 2019

ingobernable

Por no obedecer, no me obedezco ni a mí misma. Incontrolable, explosiva, lastimadora.

A veces duele pero no sé ser de otra manera.

La lluvia sobre el océano

Observo como cae la lluvia sobre el océano, esa imagen: la caída sin clemencia de agua diminuta sobre agua inmensa, me fascina y me desespera. Encuentro algo de mántrico en esta yuxtaposición de agua sobre agua. Una especie de redundancia desesperante, así yo, un a especie de sísifo que odia su piedra y no logra deshacerse de ella.

Caer sobre los mismo errores una y otra vez. El esfuerzo de la contención y luego, inexorablemente la furia haciéndome caer.

Espero aprender algo del agua y su caída.

lunes, enero 14, 2019

Es uno de eso días

Uno de esos días donde el mal humor y la contradicción se arremolinan. Hay algo de deporte de alto riesgo en ser tan mía, en que tú seas tan tuya. Algo difícil de conciliar, algo difícil de pronunciar como la palabra dificultad en sí misma. Un nadar en círculos. Quererse tan pasmosamente, tan distantemente, con un deseo de estallar y aplazarse. Un aplazamiento constante y luego una explosión de furia. Una furia momentánea que luego se alarga y se vuelve un recelo. Reproches y faltas. Todo eso bajo este absoluto silencio que acompaña a la lluvia y al frío.

Mientras es uno de eso días donde hay un ruido blanco entre nosotras, algo para no pelear, algo para no hacer más grande esto que se repite y, a veces, se desmorona de golpe tras una carcajada compartida.

Sigo siendo una salvaja, alguien que no sabe cómo, alguien que sólo aprendió a sobrevivir y parece que lo aprendí de mala manera.

lunes, enero 07, 2019

6 años

Hoy hace 6 años que llegue a esta orilla del mar. La pausa y el cansancio han sido largos pero estoy desatando las cuerdas sobre el cuerpo y la mordaza en el cerebro.
Cortar la inercia. Obedecer al deseo. Romper la procrastinación.

domingo, enero 06, 2019

Constancia

El primer domingo del año, un día qué pasa entre el tedio y la luz suspendida algo a punto de no ser o de ser. Una encrucijada. Una invitación a la inmovilidad o a la prisa. Algo como tener e el auto encendido con el freno puesto. El deseo de destrabar el freno. Un primer paso para prometerme un año mío y nuevo: la constancia. Escribir algo a diario.

sábado, enero 05, 2019

Vuelvo

Una casa del lenguaje. Un lugar al que volver cuando no queda más que desarreglo (autosavitage) historia en círculos. Temblor frenético. Tener los ojos y oídos abiertos y ver  lo que no se quiere oír. Saber que a veces una misma es su daño. Su veneno y y su regalo.
Inicia el año. Vuelvo al lenguaje. Vuelvo con el deseo de abrazarme sin lastimar a nadie.
2019