viernes, octubre 18, 2019

Jetleg

Me levanto muy temprano. Los días que siguen a cruzar el Atlántico son siempre una forma de extravío. Un cuerpo que llega y un espíritu que está aún viajando e impregnadose de nubes, o quizá al revés. Lo cierto es que despierto temprano y tengo el cuerpo contradictorio con sueño y con hambre y con energía y al mismo tiempo lo inverso. veo imágenes de insurrecciones, represión y violencia en todas partes. veo la imagen de una madre ahogada abrazando a su hije, el abrazo de la madre que te protege aunque esta vez no ha podido detener el naufragio, Lampedusa. AÚN ASÍ, EL ABRAZO, MORIR ABRAZADA, ABRAZADA DE TU MADRE.

Esa imagen me rompe, no puedo parar las lágrimas mientras escribo estás letras.

No hay comentarios: