sábado, diciembre 28, 2019

Todavía el mar

Latitud 32 grados norte. En filo del mundo observo este mar infinito, cosmos, este mar que me acompaña desde aquella tarde del 89 cuando estuvo a punto de tragarme. Vuelvo a él y me da paz. Vuelvo a él con deseo de llanto y me da escritura y respiración. Me recuerda la maravilla de mis piernas que me llevan de un lado a otro. Bendigo al aire, al agua, a mi respiración, al movimiento de mis manos y mis piernas. Bendigo y agradezco la presteza de mis laboriosas manos sobre el teclado.

Todavía, el mar, es mi casa.

No hay comentarios: