miércoles, septiembre 25, 2019

Escribir desde el jetleg

Estoy en Barcelona. Mi cabeza hierve de ideas y pendientes. Mi cuerpo se apacigua. Tiene sueño, tiene procesos que está alrevesados. Tiene hambre por la madrugada y no es capaz de comer a la hora que el reloj indica en este tiempo del futuro. Estuve en Madrid y sentí que llegue de nuevo a ítaca, quizá por eso no sentí el cansancio de los ojos que no pueden cerrarse sino es a base de melatonina. Estuve en Madrid y caminé y reí una vez más por su calles. La encontré muy distinta. Muy flamante y muy precaria. Muy gentrificada y muy amable rara, rara siempre rara.

La cuestión es que estoy en Barcelona y el jetleg me caído encima, me duermo a mediodía e intento caminar por sus calles pero siento que deambulo entresueños. De cualquier forma, estoy en Barcelona y estoy llegando a este lado del hemisferio.