martes, mayo 26, 2020

Cambio de piel

Como sabemos los procesos son largos e intermitentes, y justamente por eso me siento en un cierre y como tal, en una especie de agonía. Lista para soltar la piel vieja pero hay partes de mí que todavía aman la seguridad de su vieja piel en ciertos lugares (esos, los más frágiles o los más desconocidos) tengo miedo y lo oculto con rabia. La rabia siempre me ha sacado adelante, me lleva como un cohete hacia el próximo destino, me propulsa hacia un lugar menos doloroso. Intento engañarme y pasar por este proceso de puntilla, como lo he hecho antes con algunos de los asuntos que forman mis patrones y mis fracturas, pero esta vez no puedo y no es porque tenga claridad sino al contrario, es por que estoy tan lejos de mí en algunos aspectos que no alcanzo a meter esas partes en la maleta de la huida, es como querer correr y alejarse de un lugar mientras se te van cayendo pedazos que dejan pistas. No podré ocultarme, la piel se cae, sé que estoy renaciendo pero esta angustia hace que la casa  y mi cuerpo sean espacios demasiado pequeños  en este confinamiento.


No hay comentarios: