lunes, junio 08, 2020

Cotidiana

Entreabro los ojos, mis párpados aún no regresan del sueño, siento una pata peludita que me da toquecitos en la mano y me avisa que es hora de salir. Logro vestirme y salir de manera inconsciente, de repente ya estoy en la calle, con mascarilla y perro caminado, siento como la brisa de la mañana me toca el rostro. El perro es feliz olisqueando y yo sigo en estado adormilado. Regresamos a casa son las 6:30 am y decido hacer el desayuno, algo ligero. Parto una papaya y siento la textura, el aroma y el dulzor en la lengua. Lavo trastes, siento el agua en las manos, muy refrescante, recuerdo cosas y olvido otras, sonrío.

Hoy es una mañana bonita.

No hay comentarios: